Tres días en Múnich

Día 1

Comience su primer día en Múnich con un paseo turístico por el casco antiguo. La primera parada de su recorrido es Frauenkirche (es. Catedral de Nuestra Señora Querida), la catedral principal de Múnich. La catedral fue construida en la segunda mitad del siglo XV en estilo gótico tardío. Frauenkirche es especial porque tiene dos torres y puede subir a la sureña para obtener la vista perfecta de 360 ​​° de la ciudad. No muy lejos de la catedral se encuentra la plaza central de la ciudad, Marienplatz. Marienplatz es el lugar de reunión favorito tanto para locales como para turistas. Los edificios principales que verá en la plaza son el Nuevo y Antiguo Ayuntamiento (Neues und Altes Rathaus). Si se encuentra allí alrededor del mediodía, asegúrese de quedarse un rato para ver el Glockenspiel, el famoso reloj de cuco en el Nuevo Ayuntamiento que muestra la danza de las figurillas exactamente a las 12:00 (parecido al Reloj Astronómico de Praga). Probablemente el mejor ejemplo de la arquitectura barroca en Alemania es la iglesia de Asam. Los detalles de esta iglesia seguramente le dejarán sin aliento, y lo que es mejor, ¡la entrada es gratis! La Iglesia de San Pedro es la iglesia más antigua de la ciudad y también tiene el campanario más alto, contando con exactamente 299 pasos hasta la cima. Desde la torre incluso puede ver algunas partes de los Alpes. La iglesia de San Pedro domina la antigua plaza del mercado, el Rindermarkt. Curiosamente, en el pasado Rindermarkt era un mercado de vacas (Rinder significa carne de res en alemán). Sin embargo, hoy en día solo se vuelve tan animado durante diciembre cuando se transforma en una feria navideña.

La siguiente parada es la famosa Königsplatz (es. la Plaza del Rey), que alberga el “barrio de museos y galerías” más grande de Munich. Hay tres museos en total: el Museo de Colecciones de Antigüedades del Estado, el Lenbachhaus y el Glyptothek. El Glyptothek alberga una rica colección de esculturas griegas y romanas del rey Ludwig, así que no se pierda la oportunidad de explorarla.

La zona verde más grande de Múnich es el llamado Jardín Inglés. El parque se extiende desde el centro de Múnich hasta el extremo noreste de la ciudad, cubriendo el área de un total de 3.7 kilómetros cuadrados. El parque obtuvo su nombre según el estilo de paisaje que dominó Inglaterra hasta los siglos XVIII y XIX. Visite la Casa del Té y Jardín Japoneses, que se construyeron en 1972 en honor a los Juegos Olímpicos de Verano celebrados en Múnich ese año. ¡Incluso tendrá la oportunidad de presenciar la típica ceremonia del té japonesa! Sienta el espíritu de China y Grecia visitando la Torre China y el Monóptero, un pequeño templo de 25 metros de altura ubicado en una colina e inspirado en la arquitectura griega antigua.

Día 2

En su segundo día en Múnich, comience el resto de su recorrido por la ciudad en Sendlinger Tor, la puerta sur de la ciudad en el casco antiguo. La puerta fue una vez parte del sistema defensivo de la ciudad, junto con el Isator y el Karlstor. Visite el Museo de los Cinco Continentes, el primer museo etnológico de Alemania. El museo fue fundado en 1862 y exhibe una colección de vida cultural y objetos tradicionales de todos los continentes. Aquí podrá conocer las diferentes civilizaciones y observar las diferencias y similitudes entre las naciones. El objetivo principal de este museo es promover el respeto mutuo y derrotar la discriminación. El precio de la entrada al museo es de 5 €, excepto los domingos, cuando solo cuesta 1 €. A solo 10 minutos a pie del museo se encuentra el Maximilianeum. La historia detrás de este edificio es bastante interesante, ya que se construyó exclusivamente para estudiantes dotados. Puede aprender más sobre este edificio interesante en una de las visitas guiadas.

No muy lejos de Maximilianeum se encuentra Wiener Markt, el mejor mercado de alimentos de la ciudad. Los lugareños vienen aquí para abastecerse de comestibles frescos todos los días, pero para los visitantes es una oportunidad para probar delicias locales y al mismo tiempo ahorrar algo de dinero. El mercado obtuvo su nombre según la ciudad de Viena, visto que la carretera al lado del mercado solía ser la carretera principal de Múnich que llevaba hasta la capital austriaca.

Día 3

Ha llegado su último día en Múnich. Comience su recorrido con el Palacio de Nymphenburg. El palacio está situado al noroeste del centro de Múnich y antes era la residencia de verano del antiguo gobernante de Baviera. Hoy, junto con el parque que rodea el palacio, es uno de los lugares más visitados de Múnich. El pabellón central, conocido como El Steinerner Saal, recibe más de 300 000 visitantes al año. El precio de la entrada al palacio es de 6 €, mientras que los niños menores de 18 años entran gratis. Como parte del Palacio de Nymphenburg, en 1990 se inauguró el Museo del Hombre y la Naturaleza. La exposición del museo se centra principalmente en el desarrollo de nuestro planeta y la evolución de la vida humana desde las primeras formas hasta la actualidad. El precio de la entrada al museo es de 3,50 €.

La siguiente parada es el famoso Olympiapark München, que fue construido en 1972 para los Juegos Olímpicos de Verano. Se encuentra en el distrito de Oberwiesenfeld y hoy en día sirve como sede de diversos espectáculos y conciertos. El área consta de 4 partes: Área Olímpica, que incluye Estadio, Salón y Torre, Villa Olímpica, Centro Comercial Olímpico y Parque Olímpico junto con la Montaña y el Lago Olímpicos. Puede subir la Torre Olímpica hasta la plataforma de observación situada a una altura de 190 m.

Múnich es conocido por ser un famoso fabricante de coches, más precisamente de coches BMW (significa Bayerische Motoren Werke). La sede de esta empresa alemana se ubica en Múnich y desde 1916 ha sido una de las compañías de coches más exitosas del mundo. No se pierda la visita al Museo BMW cerca del Olympiapark, que exhibe el desarrollo de la compañía a lo largo de la historia y algunos de los modelos clásicos del siglo pasado.

Después de tres días de hacer turismo, recomendamos visitar el Museo de la Cerveza y del Oktoberfest. Sería una verdadera pena perderse el museo dedicado al festival de cerveza más grande de Europa. El museo fue inaugurado en 2005 y se extiende sobre 4 pisos. Conozca la historia de la cultura cervecera y de destilación. Incluso hay un bar dentro del museo donde puede pedir una pinta de cerveza y acabar su estancia de tres días de manera adecuada. 🙂

NOTA: si tiene planeado visitar Múnich, consulte nuestro artículo sobre el transporte público en Múnich, que sin duda le será útil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *